lunes, 26 de septiembre de 2011

:)

   Pero cómo te puede cambiar el día una simple canción, un simple videoclip. Y es que recuerdo perfectamente esa tarde libre. Todos dormían la siesta en el hotel, demasiadas horas de sueño acumuladas. ¿Y yo qué? A mí me quedaban aún tickets de metro, y batería en la cámara. Bueno, y energías para recorrer 5km. Y lo recuerdo perfectamente. Me bajé en Notre Dame, y allí, pregunté por el museo del Louvre. ``Continuez La Seine´´ Su puta madre. Pero qué pequeñas se ven las distancias en estos mapas. Tras media hora, me acerqué a una pareja sudamericana, que estaba en un puentecito, (0: 57)  que daba a un arco, con una gran cristalera. ¿Dónde está el Louvre?. - ¿Ves este arco? ¿Ves los dos arcos que hay a los laterales? Atraviésalos, tras un pasillo oscuro  saldrás a una plaza enorme,   pero no te dejes engañar. Al atravesarla habrá un segundo pasillo oscuro. Cuando veas la luz, seguramente saldrás corriendo. Lo recuerdo perfectamente. Me puse en marcha.Crucé el pasillo oscuro (01:58) Atravesé la plaza vacía corriendo (02:10), espanté unas cuantas palomas, (bueno, he de reconocerlo que le pegaba al momento, y quise alimentar mi alegría), y en el segundo  pasillo oscuro, había un flautista tocando el lago de los cisnes.(04:10) Podría oírlo de nuevo, con aquella reverberación tan propia de ese sitio. Y al final luz, deslumbrante. Y no fue hasta entonces, cuando visualicé la enorme pirámide de cristal, (04:47) y como bien me dijeron, eché a correr.


     Y hoy, justamente hoy, ha tenido que parar a mis manos este video. Justamente el mismo sitio, el mismo recorrido. ¿La diferencia? Fue grabado una semana más tarde. Para colmo, finalizan en el puente de las almas, donde se grabó una escena de Amelie, e hice cantidad de fotos.

  

2 comentarios:

  1. GUAU!! que vivan las casualidades de la vida :)

    ResponderEliminar
  2. París es así, sorpresas en cualquier esquina.

    ResponderEliminar